OBRA: Mido a los animales

AUTOR: Enrique Sernas

EDITORIAL: Alfaguara

AÑO: 2015

El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”: Simone de Beauvoir (1908-1986)

De acuerdo con la historia, el deseo de mandar es innato en el ser humano de tal forma que desde la antigüedad los grupos sociales se han organizado. Actualmente, el Estado ha creado instituciones sociales, educativas y jurídicas que tienen el poder de regular la vida de una nación. Esto explica el comportamiento coercitivo de los gobernantes.

Una forma de ejemplificar cómo funcionan las instituciones de seguridad pública en nuestro país es a través de la novela de Enrique Serna, El miedo a los animales. escrita en 1995. En ella, el autor muestra en su novela policiaca una cadena de crimen y corrupción que se da tanto en la policía como entre un círculo de intelectuales.

El protagonista, Evaristo Reyes, es un ex-periodista que por situaciones económicas ingresa a la policía judicial. Tiempo después el destino pone a prueba sus principios e ideales de juventud con el caso de Roberto Lima. Lima es un periodista que se atreve a hablar mal del presidente en turno.

El jefe Maytorena quiere sacar provecho para ascender, encargándole a Evaristo que investigue los datos del articulista. Evaristo cansado de las humillaciones e injusticias que se dan dentro de la Procuraduría no sólo para los que caían, culpables o inocentes, sino incluso entre los mismos policías, decide poner en alerta a Roberto Lima para que escape y no sirva de galardón para los jefes intermedios al quedar bien con el ejecutivo. A pesar de darle aviso no pudo evitar que lo asesinaran. A partir de este suceso, Evaristo toma el papel de detective pues desea esclarecer una muerte de la cual se le responsabiliza. En ese afán, el protagonista se va involucrando en otras situaciones de riesgo y a su vez va descubriendo la personalidad de algunas celebridades literarias, entendiendo que la corrupción, el individualismo, el deseo de poder y de dinero no sólo se daba entre los policías y políticos, también entre intelectuales.

Enrique Serna usa, para el título de su novela, una palabra que en muchas ocasiones es la responsable de tomar decisiones equivocadas: el miedo. Por miedo, nos escondemos; por miedo, mentimos; por miedo, nos acobardamos; por miedo dejamos de pensar y nos esclavizamos. La lectura de la novela provoca la intriga del lector por descubrir junto con el protagonista al asesino y sus causas. Además, al explorarse dos mundos aparentemente distintos, el de la policía y el de los intelectuales se llega a la conclusión de que en ambos existe la ambición contribuyendo a que crezca la impunidad en nuestro país.

Desafortunadamente, las instituciones públicas del estado no han cumplido con su función, la de trabajar con eficiencia en beneficio de la población. Quienes laboramos en cualquier institución pública manteniendo el miedo a los animales que gobiernan este país y convirtiéndonos en cómplices de sus injusticias, por conveniencias personales, seguiremos empoderando y perpetuando la existencia de un sistema de gobierno que nos lleva día a día a una desintegración social.

Por Virginia Ruíz García

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments