La siguiente lista apela a películas estrictamente estrenadas en cartelera comercial durante 2017.

  1. Almacenados

Este año, la “industria” del cine mexicano rompió record en taquilla y en número de producciones nacionales (175). Sin embrago, lo que más vimos este año fueron comedias románticas. Por otro lado están las producciones independientes que mucho trabajo les cuesta llegar a sala comercial; con las que la audiencia no congenia con ellas por ser en mayor o menor medida “pretenciosas”.

Almacenados, a pesar de ser una película de 2015, llegó a salas comerciales hasta 2017 y tuvo tan sólo dos semanas de exhibición. Almacenados representa ese tipo de películas que plantean una propuesta distinta, con una historia simple pero capaz de amalgamar buen humor y un conflicto con tema social y elementos mínimos: un sólo espacio y dos actores.

Almacenados representa el cine que puede ser amable con el público y al mismo tiempo una opción distinta y propositiva, sin llegar a filosofar mucho ni rayar en chistes ramplones. Si no la vio en cartelera, la puede ver en Netflix o conseguir con el dealar de DVDs del tianguis.

Aquí la reseña.

  1. Coco

A diferencia de otros años, en 2017 no abundaron las producciones animadas. Aunque en éste lugar pudo haber estado Batman Lego: La Película o la producción japonesa Your Name (ya en Netflix), Coco merece el honor por una simple razón: Pixar lo logró de nuevo. Con toda la capacidad de financiamiento que poseen pudieron hacer una entrega muy digna de lo que es el sincretismo mexicano.

Lejos de los estereotipos en los que Speedy Gonzales y Los Tres Amigos encasillaron el “ser mexicano”, Coco logró ofrecer una imagen de la familia mexicana contemporánea, la cual puede tener o tiene raíces en la vida rural pero al mismo tiempo vive en cierta medida la vida urbana, como se evidencia en la Fiesta de Muertos, donde todo parece confluir: el más allá y más el acá; los vivos y los muertos; lo viejo y lo nuevo; lo mítico y lo real. En Coco hay tantas cosas mexicanas, pero nada sobra; así somos los mexican curios.

Y más allá de eso, Coco representa el gran papel de la mujer en las familias mexicanas, las cuales no sacan avante a una familia, sino que logran conformar toda una estirpe, a base de trabajo, esfuerzo y sacrificio, algo que vemos en el día a día y en la misma película, y que hacen de este país algo tan grande.

Aquí la reseña.

8. El profesor Martson y Las Mujeres Maravilla

En este lugar también pudieron estar The Big Sick o Déjame salir, pero nos decidimos por El profesor Martson y Las Mujeres Maravilla por ser una de esas películas que aunque estuvieron en cartelera, pasaron desapercibidas, y que a la sombra de todas las películas biográficas o de superhéroes, resultó una agradable e interesante propuesta para el espectador.

Con excelentes actuaciones, una trama polémica pero pulcramente contada, con un ritmo que se mantiene de principio a fin y tomas excelsas a la vista, esta es una película que nos demuestra todo lo que puede haber detrás de un imaginario colectivo, todas las introyecciones que puede haber o podemos encontrar en una figura como la Muer Maravilla.

El título de “Las Mujeres Maravilla” hace alusión a los que pasa con el personaje principal y su vida amorosa, lo cual ya le toca ver y disfrutar a usted.

Aquí la reseña.

7. La Mujer Maravilla

Y yo sé que dirá que es tramposo que La Mujer Maravilla esté en este lugar con pretexto de la película anterior, pero de todas las películas de súper héroes que vimos este año, esta es la única que no sólo logró satisfacer casi a la totalidad del público, sino que además marcó un parte aguas al ser la primera película de este género en tener a una directora en una industria acaparada por directores.

Más allá de eso, La Mujer Maravilla es el ejemplo más visible de un cine que poco a poco está poniendo a la mujer como protagonista y de cómo diversas féminas están llevando a cabo luchas contra diversos sistemas patriarcales, desde los más comunes hasta los más alejados.

Esa mujer empoderada por sí misma que busca un mundo más justo que representa Mujer Maravilla, la anteceden y acompañan estas historias y personajes fílmicos: Furiosa en Mad Max: Furia en el camino; Rey en Star Wars Episodio VII: El despertar de la fuerza; Jyn Erso en Roge One; Doña Clara en Aquarius; Aisholopan en el documental La cazadora de águilas; Sonia Bonet en la producción mexicana Un monstruo de mil cabezas; Michèle Leblanc en Elle; y quizá hasta Ines Conradi en Toni Erdman.

Mujeres cada una desde su lugar, desde sus posibilidades, luchando contra tiempo y espacio por establecer un nuevo orden incluyente corroído por un por el falocentrismo del machismo.

Aquí la reseña.

6. Logan

Para terminar con esta parte de los súper héroes en el cine, no podíamos dejar de mencionar a Logan. Alguien me había pedido que escribiera de ella en su momento para haber si se animaba a verla, pues las películas de éste género no son lo suyo. Puede ser que tampoco del suyo, pero Logan fue de lo mejor del año por una simple razón: no todos los años vemos en el cine el ocaso de un súper hérore. Wolverine ha sido parte de nuestras vidas por 17 años desde la primera X-Men en el 2000. Y mejor aún, muy contadas veces veremos el ocaso de un personaje bajo la piel del mismo actor que lo ha encarnado en todas las ocasiones.

Haber tenido la oportunidad de presenciar el fin de una era en el cine ha sido un privilegio dentro de todas estas sagas de súper héroes que sólo acaban y reinician (Spider-Man por ejemplo). Logan nos ofrece una reflexión sobre el paso del tiempo, y cómo nadie está a salvo del deterioro que genera incluso en alguien que parecía inmortal como él, quien sufrió en carne y adamantio una soledad “inmortal”. (Además que hay una versión noir).

5. Dunkerque

Amado por muchos, sobrevalorado para otros tantos, Christopher Nolan consolidó su lugar en la historia del cine con Dunkerque. No por la historia que cuenta, ni por las actuaciones que genera, sino por la forma en que está ensamblada la historia. Dunkerque es toda una clase sobre edición y de cómo tres tiempos diferidos en tres distintos espacios (puerto: una semana; mar: un día; aire: una hora) se pueden empatar gracias a un excelente embalaje de imágenes para generar escenas cargadas de tensión.

Eso y la calidad artesanal que caracterizan las mega producciones de Nolan, aunado además a una imponente musicalización, casi rayando en lo manierista, de Hans Zimmer. Una película que tal y como se anunció, que valía ver en pantalla grande por lo inmersiva que resultaba. Lástima que se estrenó junto con El planeta de los simios: La guerra, la cual la cual la eclipsó.

Aquí la reseña.

4. ¡Madre!

¿Cómo no colocar la última entrega del siempre controversial Darren Aronofsky en lo mejor del 2017? Además que fue la segunda película que inauguró las video reseñas en la Fan Page de El Cinéfago.

Se ha dicho que el cine es la fábrica de los sueños, y así como los sueños que son agradables los recordamos aún con el paso del tiempo, también hay pesadillas que se vuelven inolvidables y que cuando despertamos nos dejan una sensación de desasosiego. Es el caso de ¡Madre!, la mejor pesadilla creada por el cine de los últimos años, además que se vuelve multi-interpretable. Muchas de las interpretaciones se inclinaron por el lado religiosos cristiano, pero la metáfora de la casa, el creador y la madre aplica para otras esferas; por ejemplo, haga de cuenta que la casa es la historia de América Latina, la Madre la democracia y Él la figura de la dictadura.

¡Madre! regresó al cine la posibilidad de ser multi-interpretativo, como los sueños mismos, ante un cine que cada vez nos quiere dar ya masticadas las historias que nos da.

Y digna de estar entre los primeros 5 primeros lugares, pues tal y como lo hizo éste Cinéfago, al revisar toda la filmografía de Aronofsky, uno se percata de lo congruente que es con sus historias al plantear la gran tragedia que representa alcanzar la genialidad, ya sea en las matemáticas y en la Cábala (Pi el orden del caos), en las cuerdas de un ring (El luchador), en las drogas o el sexo (Réquiem por un sueño), en la ciencia y los tiempos paralelos (La fuente de la vida), en la religión (Noé), en el arte bien ejecutado (El cisne negro), o en la creación artística (Madre!).

Aquí la reseña-análisis.

3. The Square

Más oportuna que nunca, The Square plantea las dos caras del arte contemporáneo: sobre la vacuidad y legitimidad a priori que a veces se le otrora sólo por ser “arte”, y de cómo una pieza tan bien fundamentada, planteada y ejecutada como es el performance del hombre-simio puede poner sobre la mesa verdaderos cuestionamientos que puede efectuar el arte sobre unos sujetos que representan la vera, flor y nata de la sociedad; y de cómo el artista puede llevar hasta sus últimas consecuencias su arte.

Dentro de todas las exposiciones que hoy en día nos inundan, The Square plantea cómo unas cuantas podrían realmente pasar a la historia como arte, tratando de hacer un balance entre que el arte debe perdurar y que la belleza además del goce estético, genera conocimiento.

Lo mejor es que The Square no trata de ser grandilocuente como el párrafo anterior. Sus dos horas y media se toleran súper bien gracias al tono de dramedia (drama y comedia) que mantiene a lo largo de la historia, que tanto nos tensan como nos divierten, pero sobre todo, nos incomodan, desde tolerar a alguien que padece Tourette y que en medio de una entrevista lanza groserías poniendo a prueba la tolerancia de los demás; hasta las preguntas post noche de pasión que le hacen al protagonista y que son tan simples y llanas como: ¿sabes cómo me llamo verdad? ¿O sólo usaste tu posición para acostarte conmigo?

Estará nominada, sino es que ganará, el Oscar a mejor película extranjera.

Aquí la reseña.

2. Blade Runner 2049

Como mi mejor amigo ya no lee mis reseñas (no sé si por flojera o porque está enamorado de un Mapache), ya no importa que diga que me tiró a loco cuando le dije que ésta película era la mejor del año. Pero ayer que revisaba el Top 10 de Gaby Meza <3, a quien mi amigo admira y respeta, resulta que ella tiene a Blade Runner 2049 en el número uno. Aun así, mi amigo afirma que lo mejor que vio fue El Gran Showman (Dios lo ampare).

Casi como el número 6 de esta lista, la nueva entrega de Denis Villeneuve merece este puesto pues, tras 35 años, logró lo que muy pocos creían posible: rendir un homenaje digno a una película de culto y su mundo, ampliando además ese mundo de forma coherente y bella. Ver Blade Runner de 1982, y terminando ir al cine a ver Blade Runner 2049, fue una de las pocas mejores decisiones que tomé en 2017. No importó el temblor (no me importaría morir viendo cine), ya que lo tomé como una señal: esta nueva entrega estaba cimbrando el mundo del cine, y nosotros éramos privilegiados de presenciar ese fenómeno. Se imagina a quienes conocieron la primera Blade Runner pero que ya no llegaron a ver su secuela. Sólo una generación tuvo la oportunidad de ver la primera y la segunda en el cine en su respectivo tiempo, y ya mi generación al menos tuvimos oportunidad de revisar con nuestros medios la primera para ir a ver la segunda a la pantalla grande (la Cineteca volvió a proyectar la de 1982). Además que salen al menos dos de los actores principales.

Eso sólo sucede cada 50 años, y no todos tienen la oportunidad de presenciarlo, además que con esto Villeneuve nos ha regalado dos de las mejores piezas de Scifi en los últimos 5 años: la llegada y Blade Runner 2049, piezas del cine que se volverán, léalo bien, f-un-d-a-m-e-n-t-a-l-e-s.

Aquí la reseña.

1. Carne y arena: virtualmente presente, físicamente invisible

Vuelva a leer bien: esta será la única lista en la que verá Carne y arena en lo mejor del cine de 2017.

Con Carne y arena, Alejandro G. Iñárritu se vuelve el primer mexicano en ganar tres premios Oscar consecutivamente. Hace dos años nos volvió locos con Birdman: o la inesperada virtud de la ignorancia, y cuando pensamos que ya se había reinventado nos sorprendió al siguiente año con El renacido, que aunque un poco más comercial, logró que todo México nos uniéramos para decir: “Todos somos Iñárritu”.

Si puede, tiene que ir a vivir Carne y arena. Tal y como lo escribí en la columna pasada, es la propuesta de uno de los mejores cineastas del mundo integrando la realidad virtual a una historia de 7 minutos en la que el espectador deja de ser pasivo para volverse participativo, haciendo de esta toda una experiencia inversiva.

Aquí la reseña. Y una video-reseña.

Por Josué Salvador Vásquez Arellanes

*Cinéfago: El que tiene el hábito de comer y devorar cine. #SeValeLaGula

Comments

comments