George Young, el mayor de siete hermanos, tocaba en un grupo de rock llamado The Easy Beast, el cual fue todo un trancazo en Australia allá por 1968. Este muchacho nació en Glasgow, Escocia, pero debido a una terrible nevada, la familia se mudo a Australia cuando él y sus hermanos eran pequeños.

Cuando George Young regresaba de las giras con su grupo, su hermano menor Malcolm, (el segundo mayor de entre todos) lo esperaba impaciente y le preguntaba todo sobre el tour, en especial cómo el público los aclamaba y las canciones que tocaban. Sin proponérselo, George estaba inspirando a su hermano, quien dejó los zapatos de futbol por una guitarra que ya no soltó ni para dormir.

Estando en el colegio, Malcolm empezó a agarrar practica. Dejó la escuela al poco tiempo para dedicarse de lleno a la música, teniendo que trabajar en una fábrica de sostenes para comprarse guitarras eléctricas más profesionales con las que pudo mejorar el sonido de sus riffs. De inmediato recibió una invitación para tocar con Velvet Under Ground (un grupo distinto a la banda creada por Andy Warhol y en la que militaba Lou Reed), pero como sus integrantes iban y venían, nunca trascendió en Australia. Malcom siguió probando suerte hasta que su hermano mayor lo contrató a él y a su hermano menor Angus para integrarse a un proyecto musical alterno a su banda original.

Tras arduas sesiones de grabación y técnicas más armoniosas e instrumentales, a Malcolm le quedó claro que lo suyo era el rock duro. Decidió hacer su propio grupo, donde en un principio él sería el único guitarrista. Después se arrepintió e invitó a su hermano Angus a formar un camión de cuatro ejes y doble remolque llamado AC/DC.

El grupo debutó en 1973 en Sidney, Australi,a con Bon Scott en las voces, Phil Rudd en la batería y el bajista Mark Evans. Crearon un sonido característico, totalmente diferente a lo que se había escuchado. A mi modo de ver, con ellos nació el término “grupo de estadios”, ya que su sonido era demasiado rudo para ser escuchado en pequeñas salas.

Sin embargo, la banda ha sufrido dos golpes duros (bueno, más bien tres… pero uno de ellos no viene al caso) a través de su exitosa carrera. El primer golpe fue cuando Bon Scott falleció a principios de 1980 y fue reemplazado por Brian Johnson. El segundo y no menos duro comenzó justo después de dar un concierto en el estadio de San Mamés el 28 de junio de 2010, en plena gira promocional de su penúltimo disco llamado Black Ice. Malcom se dio cuenta de que algo andaba mal en su salud, por lo que mantuvo en secreto dicho padecimiento, hasta que el 16 de abril de 2014 la banda comunicó oficialmnte que Malcolm Young se tomaría un receso temporal debido a problemas en su salud, sin revelar aun la causa. Meses más tarde, AC/DC confirmó su retirada definitiva; la naturaleza de la enfermedad imposibilitaba a Malcolm para regresar a la banda, que estaba preparándose para emprender una gira mundial promocionando su disco Rock or Bust. Malcom decidió que su sobrino Steve Young lo sustituyera tanto en el disco como en la gira.

Steve ya lo había sustituido antes, cuando en 1988, por problemas de alcoholismo, Malcom se tomó un receso para desintoxicarse mientras se encontraban en la de gira del álbum Blow Up Your Video. El parecido era tal que nadie lo notó.

Regresando a lo del grave problema de salud, días después del comunicado de la banda, la familia de Malcolm confirmó que él sufría de demencia, la cual acrecentó en forma rápida y devastadora al grado de que olvidaba personas segundos después de haberlas visto. Por eso su esposa Linda Young tomó la decisión de internarlo en un centro especializado con la esperanza de que se curara. Pero ya no fue así.

La mañana del 18 de noviembre del 2017, al abrir nuestra aplicación de Facebook encontramos en el perfil de AC/DC un comunicado oficial de la banda que desafortunadamente decía así:

Hoy, con profunda tristeza, AC/DC tiene que anunciar el fallecimiento de Malcolm Young. Malcolm, junto con Angus, fue el fundador y creador de AC/DC. Con enorme dedicación y compromiso, él fue la fuerza impulsora detrás de la banda. Como guitarrista, compositor y visionario, fue un perfeccionista y un hombre único. Siempre se apegó a sus armas e hizo y dijo exactamente lo que quería. Él se enorgulleció de todo lo que hizo. Su lealtad a los fanáticos fue insuperable. Como su hermano, es difícil expresar con palabras lo que él ha significado para mí durante mi vida, el vínculo que tuvimos fue único y muy especial. Deja atrás un enorme legado que perdurará para siempre. Malcolm, hiciste un buen trabajo” . ¡¡¡Yeah!!!

El comunicado lo ha dicho todo; no hace falta agregar más. A pesar de no ser tan conocido como su hermano, y sin ser tan espectacular en el escenario, Malcolm era el cerebro, siempre parado en un solo sitio del escenario y en forma discreta, siempre emitiendo esos riffs que definieron el sonido de la banda, que no empalagaba ni aburría; simplemente invitaba a rockear y a echar desmadre. Él estaba en los coros, siempre emitiendo su boogie pesado. Él era la bala del cañón y esos rieles de acero por donde corría ese pinche trenesote llamado AC/DC.

Por Alex Fulanowsky

From those about the rock… Malcom, we salute you!”.

Comments

comments