Aún traemos en la ropa las serpentinas, el confeti y una que otra embarrada de pastel por el reciente festejo del cumpleaños número 50 del primer álbum conceptual de la historia del rocanrol. Me refiero desde luego al Sargento Pimienta y su Banda de Corazones Solitarios [Sgt. Pepper’s Lonely Heats Club Band], creado en 1967 por Los Beatles.

Durante dichos festejos se escuchó el álbum hasta el cansancio y se revivieron algunas historias y anécdotas relacionadas con la grabación, las letras y la temática del álbum, de las cuales ya se tenía conocimiento. También salieron algunas por ahí que desconocíamos, y es que cada vez que se escucha el disco se descubren cosas nuevas. Por ejemplo, en la canción “A Day in the Life”, cuando la orquesta toca el crescendo de la melodía que es cortada de sopetón por cuatro pianos tocados al mismo tiempo por John, Paul, George y el productor George Martin, creando un fuerte sonido que se va desvaneciendo poco a poco, hay que agudizar el oído en el minuto 04:48, a alguno de los músicos que se encontraba en el estudio de grabación se le cae un instrumento y alguien lo calla con un “¡Shhh!”. No se sabe si a Sir George Martin lo dejó a propósito en el disco o si se le pasó ese detalle.

Como se sabe, el arte del disco también es tema aparte, ya que la portada ha sido la más parodiada de todas. El poster interior desplegable con los Fab Four (dos serios y dos sonrientes) caracterizados como el Sargento Pimienta y su Banda de Corazones Solitarios y las letras de las canciones incluidas en la contraportada que en aquel entonces se convirtió en una gran novedad (ya que las letras se vendían aparte en forma impresa). Al pie de las misma se encuentra una foto de la banda, tres integrantes de frente y uno de espaldas, que desató polémica al relacionarla con la supuesta muerte de uno de ellos.

Precisamente la portada involucra en forma indirecta a un personaje mexicano muy querido y recordado por todos: Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés Castillo, mejor conocido como Tin Tan ¿Por qué? Porque iba a estar, pero no estuvo ¿Y cómo fue eso?

El concepto general del álbum fue creado tomando como base que la banda ya no quería salir de gira, ¿y qué mejor que inventar una banda que sí lo hiciera? Algo así como una banda en otra banda. Paul McCartney realizó un bosquejo donde aparecía la Banda con sus trajes militares, acompañados por muchos personajes famosos de la literatura, cine, teatro, música, deporte, política, ciencia, gurús, los mismos Beatles pero más jóvenes en estatuas de cera, muñecos y artefactos, algunos seleccionados por los mismos Beatles y otros acomodados por los autores del resultado final: Jann Haworth y Peter Blake. Cabe destacar que este par ganó un Grammy por la mejor portada en 1968.

Se cuenta (porque no hay algo oficial) que el Buen Ringo Star, que es muy fan de la cultura mexicana (grabó la canción “Las Brisas” con todo y Mariachi), se comunicó con Tin Tan para invitarlo a participar en el proyecto. Pero nuestro amado pachuco se negó, no por payaso y sangrón, sino porque tenía otro compromiso.

Esto podría no ser verdad, ya que todos los personajes que aparecen en la portada son imágenes de tamaño real y/o de sus caras. Entonces ¿Tin Tan iba a ser el único aparte de los autores del disco que estuviera ahí parado en forma física? Hubiera estado genial. La Familia de Don Germán solo recuerda que él recibió una llamada y que se disculpó por no poder asistir, prometiendo manar en su lugar a un digno representante.

Esto es más creíble porque a lo mejor ni era Ringo el que se encontraba del otro lado de la línea, sino algún representante, y no se trataba de estar ahí con los cuatro de Liverpool, sino de ir a un estudio caracterizado como el entrañable personaje de los pantalones amplios para ser inmortalizado en una placa y colocarlo junto al resto de personalidades para la foto de la tapa del álbum, pero no se pudo, sin embargo ahí no quedó todo

¿Y qué o a quien mando Tin Tan como un digno representante? En la portada del disco, ahí donde está una muñeca con un suéter donde se leen las palabras “Welcome the Rolling Stones”, abajo, entre la mona y un televisor, justo a los pies de la actriz Diana Dors, hay una artesanía que en la lista de los personajes anexa al disco se lee como “Mexican Candlestick” y que mucha gente afirma es un árbol de la vida elaborado por un artesano del municipio de Metepec, en el Estado de México. Eso fue lo que mandó nuestro pachucote como agradecimiento por la invitación.

En la red hay opiniones divididas, y los máximos puristas conocedores del mundo Beatle niegan que esto sea cierto. Yo me di muchas vueltas por Metepec para verificar el parecido con los Árboles de la vida que se fabrican allá, y ninguno se le parece. Aunque ¿quién soy yo para desmentir el mito?

De todas formas, si alguien quiere ver cómo se vería Tin Tan en la célebre portada, sólo peguen una foto de su rostro, ya sea a blanco y negro o a color, entre Edgar Allan Poe y Fred Astaire (fila superior). Ahí está el espacio que estaba reservado para el artista.

Por Alex Fulanowsky

Comments

comments