FILME: GLOW: The Story of Gorgeous Ladies of Wrestling

DIRECTOR: Brett Whitcomb

PAÍS: EUA

AÑO: 2012

En los ochentas, GLOW (Gorgeous Ladies of Wrestling) fue una famosa promoción de lucha libre femenil que se distinguió por sus extravagantes personajes, sus sketches de música y comedia y por su controversial contenido. Fundada por David McLane —fanático de la lucha libre—, GLOW revolucionó el rol de las mujeres en la industria, convirtiéndose en uno de los programas más exitosos de la época.

La mayoría de las luchadoras eran actrices, modelos, dobles y bailarinas que buscaban entrar en el negocio del entretenimiento. Aquellas que decidieron quedarse, fueron entrenadas por Mando Guerrero, hijo de la famosa dinastía de la lucha libre. En cuanto a lo creativo, McLane contrató a Matt Cimber como director del programa; Cimber venía de trabajar con Pia Zadora en una película, y su esposo, Meshulam Riklis, dueño del hotel Riviera de las Vegas, les cedió las instalaciones para filmar el programa.

Su debut televisivo fue en 1986. A partir de ahí, los ratings no pararon de crecer, hasta que en 1990 fue cancelado sin explicación aparente. En GLOW: The Story of Gorgeous Ladies of Wrestling, contamos con el regreso de las estrellas del coliseo de las cuerdas rosadas, para narrar sus experiencias y adentrarnos en el panorama de lo que fue uno de los grandes fenómenos de la década.

Sin duda, el corazón del documental reside en la presencia de Mountain Fiji (Emily Dole). La atleta de descendencia samoana ahora vive en un asilo de ancianos debido a sus problemas de rodilla, sin embargo, la nostalgia que se describe en sus ojos es verdaderamente conmovedora. Aun mejor, el filme culmina con la emotiva reunión del equipo GLOW, luego de 20 años de no verse.

En la actualidad, Netflix estrenó una serie del mismo nombre —inspirada en los eventos de la promoción femenil— protagonizada por Alison Brie, Betty Gilpin y Marc Maron. Si bien esta versión se toma sus libertades, también conserva el espíritu del colorido programa. Más importante aun, le hace justicia a la lucha libre. Complementado con la música, las actuaciones, la comedia y el drama, GLOW se consolida como uno de los mejores programas del 2017, así como uno de los más adictivos.

Parece que, independientemente del medio, GLOW ha resurgido en la memoria colectiva y le aguarda un futuro igual de brillante.

Para saber más de la adaptación de GLOW y su poderoso discurso femenino, pueden darse una vuelta por aquí.

Por Sergio Osvaldo Valdés Arriaga

Comments

comments