OBRA: Los 43 de Iguala

AUTOR: Sergio González Rodríguez

EDITORIAL: Anagrama

AÑO: 2015

Lo sucedido el 26 de septiembre de 2014 en Iguala ha hecho eco en muchos lugares del mundo. Muchas personas han mostrado apoyo a los padres de los estudiantes desaparecidos, pero a quiénes más nos debe importar es a los mexicanos, pues este hecho es sólo una prueba más de la injusticia e impunidad en México están a la orden del día.

Sergio González Rodríguez menciona que el control de daños en los medios de comunicación por parte del gobierno pareciera ser más importante que la impartición de justicia. Concuerdo en que es así. Al gobierno le importa más lo que se pueda informar en los medios masivos porque si el descontento en el pueblo crece, hay una posibilidad de que se dé una revolución y que el gobierno “legítimo” que los políticos mantienen se vea amenazado.

Sergio González describe el contexto en el que se desarrolló la tragedia de Iguala. Para ello también hace referencia al pasado, lo que me parece muy importante es que muchos revolucionarios y guerrilleros fueron del sur del país, quizás porque esta zona ha sido la más empobrecida a lo largo de la historia. Es así que los dos personajes que menciona (Lucio Cabañas y Genaro Vásquez) terminaron por luchar desde las montañas después de que el gobierno no les diera solución a sus demandas.

Siendo profesora de muchos jóvenes, además de madre de tres, me preocupa el futuro que puedan tener. Se dice que ellos son el futuro, pero creo que también son el presente. Lo que el autor menciona sobre la escasez de futuro lo he visto a lo largo de mi carrera. Creo que cada vez son menos las oportunidades de desarrollo que la juventud del país tiene. Y me preocupa también que ésta no se preocupe por estas oportunidades cada vez más inexistentes.

En la obra se mencionan cifras que indican que, entre los jóvenes, las mujeres son mayoría, y que además son ellas las que sufren con mayor frecuencia algún tipo de violencia en su vida (por supuesto, también hay varones que sufren); violencia por la que los responsables no son castigados. Se habla de una negligencia en la justicia del país, y que es esta negligencia la que flota sobre el caso de los 43, la culpable de que los jóvenes aún no aparezcan.

El problema de la impartición de la justicia es que además de negligente es solapadora, pues existen numerosas pruebas y testigos que demuestran que en la desaparición de los estudiantes estuvieron implicados policías del gobierno. Es éste mismo el que impidió que la investigación del Grupo Interdisciplinario Independiente tuviera todas las facilidades para resolver el caso, es más, lo impidieron de varias maneras.

A casi tres años de la desaparición de los estudiantes es aún más evidente que el sistema de justicia en el país no funciona. Realmente espero que aquellos muchachos estén vivos y, lo más importante, que estén bien. Aunque, sinceramente, lo dudo.

Por Ofelia Díaz Gómez

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments