Crónica etnográfica sobre un fenómeno de realidad aumentada

Por Roger Garza

Parque Fundidora [sábado 10 de septiembre, 2016 (11:30 – 13:30 hrs.)]

Accedí a Parque Fundidora por la entrada sur, al que se accede por la Avenida Constitución y que cuenta con un estacionamiento externo libre (tanto de cuota como de “franeleros”); por lo mismo, mi estadía no estuvo limitada por tiempo. Además, tuve suerte de hallar un cajón bajo zona sombreada y cercano a la rampa de acceso a Fundidora, ya que las condiciones climáticas aún marcaban un desfase inclinado hacia el calor bromoso y bochornoso de agosto. El cielo estaba completamente despejado, potencializando los efectos del calor y posiblemente repercutiendo en el número de “pokeusuarios” presentes.

Para un peatón regular, resulta bastante incómodo acceder al Parque Fundidora desde la entrada sur. Se accede a través de una rampa cuya intención podría ser la habilitación del acceso a personas en silla de ruedas. Aun así, el recorrido de 30 o 40 metros cuesta arriba representaría un reto bastante moderado para un atleta paraolímpico. Al cruzar el umbral de la caseta de entrada se siente un rocío húmedo y caluroso que se desprende de los riegos automáticos funcionando en los jardines y áreas verdes.

El presente punto de registro contará como punto de partida para cronometrar la experiencia del Pokémon GO en versión para Windows Phone. De aquí que podemos esbozar, por completo, al primer perfil de usuario dentro de la investigación:

Edad: 27 años

Sexo: Masculino

Ocupación: Estudiante

Expertise del mundo Pokémon: moderada

Dispositivo: Smartphone Windows Phone Lumia 535

Fuente de poder: Cargador y batería portátil (98% de batería)

Servicios activos: Datos móviles, GPS y pantalla activa.

¿Por qué es importante y relevante para el pokéusuario (y la investigación) conocer estos datos? Porque son los que determinarán la permanencia y la intención con la que se ha entrado a Parque Fundidora a jugar con la aplicación. Uno de los objetivos/metas de Pokémon GO se basa en registrar el avance físico de las distintas ubicaciones dentro del parque (y todas las ciudades del mundo). En relación a éste irán apareciendo los Pokémon, las Poképaradas y los huevos Pokémon; estos últimos exigen que se cumpla cierto kilometraje para que “nazca” un nuevo Pokémon.

En esta ocasión decidí abarcar un perímetro razonable del Parque Fundidora para aprovechar lo más posible del tiempo asignado. Abarqué desde la salida hacia el Auditorio Banamex y Parque Plaza Sésamo hasta el área central del Parque Fundidora (Cintermex y el embarcadero de Paseo Santa Lucía). Conforme avancé en la zona, la interfaz de la aplicación comenzó a actualizarse y a mostrar los distintos puntos de interés disponibles dentro del radio de mi ubicación: las “poképaradas” son un elemento que abundan al por mayor en el área.

Tan sólo en el perímetro que delimité para el ejercicio de observación de ese día se encontraban alrededor de 40 o 45 pokeparadas repartidas por toda el área, colocadas en puntos estratégicos llamados landmarks, término que se traduce a puntos de referencia o interés que pueden llegar a ser desde una escultura, un monumento, un anuncio, un grafiti o un elemento fijo en el área. De aquí que Parque Fundidora fuese una de las primeras zonas para explorar por parte de los fanáticos de la aplicación al momento de su lanzamiento en Monterrey.

La imagen de la derecha es una captura de pantalla que ilustra cómo se ve y funcionaba la interfaz exploratoria del mundo Pokémon GO para Windows Phone, ya que los creadores ejecutaron actualizaciones que impedían su uso en aparatos que no fuesen Android o Apple.

Los cubos azules representan cada poképarada; la esquina izquierda inferior representa el avatar, nivel y nombre del usuario; la “pokébola” (esfera en rojo y blanco) es el menú interactivo para consultar los Pokémon capturados; el recuadro de la derecha indica los Pokémon que están cercanos a la ubicación del usuario; y, por último, el avatar del “entrenador” en la parte superior indica la posición del usuario. En esta captura se oculta tras el indicador de un Pokémon (en éste caso un Pidgey). En las versiones de Android y Apple las animaciones son más dinámicas y atractivas; en la versión para Windows Phone todos los elementos son principalmente estáticos. El recorrido físico que distanció a cada poképarada durante el trayecto fue de entre 25-30 metros por parada, exceptuando el área del lago por quedar inaccesible.

Entre las poképaradas más reconocibles en Parque Fundidora están La Chimenea, Horno 3, Auditorio Banamex y alrededor de 40 más. La función de la poképarada dentro de la aplicación es proveer de objetos útiles a los “entrenadores”, como los siguientes:

Pokéball: dispositivo que se utiliza para “lanzarse” y capturar a los Pokémon. Su capacidad es básica pero puede ser inefectiva con algunos Pokémon de alto nivel. Se distinguen por ser color blanco con rojo.

Súper Pokéball: tiene mayor rendimiento y posibilidades de capturar. Cada tipo de pokebola aumenta su efectividad según su rango.

Huevo Pokémon: puede eclosionar usando la incubadora que se tiene por default de manera ilimitada. Se debe activar la incubadora con el huevo y registrar distancia caminando con la aplicación en uso. Se pueden incubar varios huevos a la vez, pero las incubadoras extra tienen costo adicional y sólo pueden usarse una cantidad de veces para luego ser retiradas del inventario.

Sin embargo, hay objetos que tiene costo y se adquieren en la tienda virtual de la aplicación, entre ellos la incubadora y los siguientes:

Huevos de la suerte: duplica los puntos de experiencia del usuario durante media hora. Sólo benefician individualmente.

Incienso: Se utiliza para atraer Pokémon hacia la zona en que se encuentra el usuario por media hora. También beneficia a otros usuarios cercanos.

Módulo cebo: se instala en una Poképarada para atraer Pokémon hacia el área. También beneficia a otros usuarios cercanos al área y se puede distinguir porque en la pantalla aparece lanzando pétalos.

En la imagen de la derecha se aprecian con más claridad los elementos anteriormente señalados de la interfaz en la pantalla: el avatar del usuario, un Pokémon (Bulbasaur) y los posibles Pokémon cercanos.

A pesar de haber elegido un horario y fecha que prometía mucho tránsito de pokeusuarios, el flujo de visitantes (no-jugadores incluidos) fue mucho menor al esperado… Podemos establecer entonces que la “fiebre Pokémon” está en proceso de disiparse. Incluso durante los 4.9 km abarcados en la primera mitad del recorrido pude notar como participante que la “fauna” Pokémon en el área era muy básica, con diversidad de bajo calibre o preferencia. Tras 50 minutos de exploración, no me encontré con “entrenadores”, pero sí con pokeparadas, por lo que se puede establecer que el área no es un nicho con variedad de Pokémon, pero sí en cuanto a su abundancia de pokeparadas.

En relación al uso, consumo y recarga de energía, existen distintos puntos para recargar los dispositivos en los “snacks”, fuentes de soda, kioscos con máquinas expendedoras, Horno 3 y restaurant El Lingote.

A raíz de la ausencia de usuarios en un lugar que fue previamente concurrido o “invadido”, según se dijo en la página oficial del Parque Fundidora, sería bastante útil consultar los grupos de discusión en Facebook para ver si de alguna manera ya se trianguló algún patrón o “nido” donde aparecen los ejemplares.

El primer grupo de jóvenes jugadores de Pokémon GO que detecté en el Parque lo componían tres hombres de 15 a 20 años; rodeaban y recorrían las orillas del Lago Ascerción. ¿Cómo se detecta cuando una persona está jugando Pokémon GO?

1) Paradas constantes tras haber recorrido una distancia de entre 10 y12 metros aproximadamente.

2) Una mirada que brinca constantemente del entorno inmediato a la pantalla del celular.

3) Gestos específicos:

a. Apuntar el celular hacia la dirección en la que se encuentra el Pokémon (visible a través de la pantalla del celular).

b. Deslizar el dedo sobre la pantalla del celular desde la parte inferior de la pantalla hacia la superior, input requerido para lanzar la pokebola.

c. Expresiones de triunfo (cerrar el puño con cierta tensión o chocar las palmas de las manos entre sí).

Uno de los muchachos tenía tez morena y los otros dos aperlada. La indumentaria de cada uno correspondió a las calurosas y bochornosas condiciones climáticas del día; vestían bermudas, pantaloncillos cortos, tenis deportivos, playera de manga corta y termos de agua. Sólo uno de ellos traía una gorra y una mochila ligera, de la cual no sacaron y a la que no metieron cosas durante la observación. Por la cantidad de veces (15) que hicieron el movimiento para “lanzar” la pokebola pude inferir que se trata de jóvenes que recién han entrado al mundo Pokémon; en el recorrido previo noté que la variedad de ejemplares era de nivel muy básico y común.

Procuré mantener una distancia considerable para no interrumpir la interacción entre los jóvenes, en la cual discutían el siguiente destino a explorar: Paseo Sta. Lucía, la Macroplaza y el Museo de Historia Mexicana). También mencionaron las posibles fuentes de energía en los kioscos y snacks y refirieron la existencia de grupos de Facebook en los cuales los usuarios reportan avistamientos y posibles nichos Pokémon. Partieron hacia el Auditorio Banamex, y yo decidí explorar la segunda mitad de Parque Fundidora, hacia el poniente.

Para este momento del ejercicio mi celular ya tenía poca batería, por lo que infiero que pudo haber sido motivo para que los jóvenes cambiaran su curso también. Durante el tramo siguiente no hubo novedad en cuanto a usuarios ni avistamientos de Pokémon interesantes, por lo cual se puede establecer que Parque Fundidora funciona más, por el momento, como un punto central para abastecerse de objetos Pokémon, pero de baja interacción entre usuarios y los sitios.

El tramo me sirvió para recordar consejos que funcionaban en los videojuegos de GameBoy para cazar y conseguir variedad amplia de Pokémon, por lo que cada tipo de Pokémon también aparecerá en ciertas zonas en la nueva interfaz del Pokémon GO, implementando técnicas para encarrilar y dirigir a los usuarios hacia puntos populares de interés y de atractivo turístico. Por ejemplo, ese día sirvió para una visita exploratoria y al menos tres usuarios buscando Pokémon.

En total, se hizo un recorrido de 7.8 kilómetros entre las 11:30 y 13:50 hrs.

Explanada de los Héroes [sábado 17 de septiembre, 2016 (16:00 – 17:30 hrs.)

Dadas las actualizaciones de la aplicación para evitar la piratería en dispositivos celulares que no fuesen Android o iPhone se han intensificado, mis días como usuario pirata de Pokémon GO desde mi Windows Phone han terminado, y desde ahora, mi portal de acceso al universo cibernético de los Pokémon será a través de un viejo iPhone 4s. Sin embargo, ya que éste nuevo dispositivo no cuenta con un chip para acceder a datos móviles, debo compartir la conexión de mi Windows Phone con el dispositivo en cuestión. Esto revela cómo sería posible utilizar Pokémon GO desde una tablet, pero también involucra un mayor consumo de energía de los aparatos. La otra opción es cambiar el chip, pero para asegurar que al menos uno tenga acceso a la batería portátil, los usé por separado.

Para fines de movilidad práctica, evitar cuotas de estacionamiento y evidenciar una de las maneras para llegar y comenzar la cacería Pokémon en el sitio, fui llevado de ride hasta la Explanada. El día estaba predominantemente nublado, con una llovizna ligera y refrescante que contrastaba con el sol del fin de semana anterior, atrayendo usuarios a la zona.

Usualmente, cuando los días son soleados, la Explanada de los Héroes es un área árida, calurosa y con pocas fuentes de sombra. La explanada cuenta con tres jardineras que rodean el asta-bandera central. Recorriendo el área, aún se puede percibir el bochorno del día anterior. El factor de la llovizna, a su vez, puede hacer que los usuarios se comiencen a mover en pares o bandadas, ya que alguien deberá cargar con un paraguas y evitar que las pantallas y ellos mismos se mojen. El tiempo nos dirá si hay más o menor recurrencia por la lluvia.

La explanada es un segmento cuadrangular frente al Palacio de Gobierno, donde se erigen cuatro estatuas de los Héroes Nacionales (Hidalgo, Juárez, Morelos y Escobedo). El acceso a la zona no requiere cuota, a menos que se acceda al estacionamiento subterráneo. La explanada también sirve para llevar a cabo eventos culturales, populares, musicales y nacionales (como el día del grito).

Uno de los elementos favorables que contribuyeron al proyecto a partir del uso de la aplicación original es que el mapa virtual también señaló “gimnasios Pokémon”, los cuales sirven como objetivos y puntos de control (o dominancia) entre los tres equipos representativos (Valor, Instinct y Mystic). Tres usuarios de entre 15-18 años fueron los que me ayudaron a notar el primero, ya que se encontraban “atacando” uno cerca de la estatua de Hidalgo. Las pokeparadas también están presentes alrededor de la explanada, repartidas en las fuentes, jardineras, estatuas y la asta bandera.

Evidenciar a los “Prepos atacantes” hace pensar en que se trata de una disputa de ciberterritorio. Sus datos demográficos están enlistados de la siguiente manera:

Prepo #1

Ropa: Playera manga larga negra, pantalones negros de mezclilla, gorra gris con verde del equipo de basquetbol de los Hornets, zapatos tipo converse rojos.

Estatura: 1.60 +/-

Tez: Aperlada

Clase: Media-media (especulada)

Ocupación: Estudiante, preparatoria.

Dispositivo: ninguno en mano.

Accesorios: Mochila ligera azul y paraguas.

Prepo #2

Ropa: Playera azul con celeste, chaquetín gris, pantalones de mezclilla, corte de cabello rapado con diseño tribal/urbano, tenis deportivos grises.

Estatura: 1.70 +/-

Tez: morena

Clase: Media-media (especulada)

Ocupación: Estudiante, preparatoria

Dispositivo: Celular Samsung, en mano

Accesorios: Bolsa tejida tipo “hipiosa”, paraguas

Prepo #3

Ropa: Playera manga corta naranja, bermudas largas, gorra negra plana y zapatos converse blanco y negro.

Estatura: 1.60 +/-

Tez: morena

Clase: Media-media (especulada)

Ocupación: Estudiante, preparatoria.

Dispositivo: ninguno en mano.

Accesorios: Bolsa de plástico negra, con contenidos desconocidos. 

Incursionando ya en el tema de desafíos y ataques a los gimnasios, el trío de usuarios se puede identificar por los gestos, ademanes, exclamaciones, gestos y su permanencia en ciertos sitios de la explanada. La primera se registró alrededor de las 16:30 frente a la estatua de Hidalgo, donde, desde mi ubicación y de acuerdo al mapa Pokémon, estaba establecido un gimnasio. La variedad de expresiones y ademanes que los jóvenes correspondía a las siguientes situaciones cada 5-6 segundos:

1) Cuando el Prepo #2 acertaba un ataque critico al set de Pokémon instalados en el gimnasio, éste cerraba su puño libre con fuerza y lo jalaba rápidamente hacia el torso, seguido de una expresión facial de gruñido moderada y acompañada de una expresión verbal de éxito, como “¡Eso chingón!”, “¡Tómala, papá!” o un “¡A huevo!”.

2) Cuando el Prepo #2 fallaba o recibía ataques en su contra críticos en la contienda, pero sus acompañantes fueron quienes más lo expresaban, enunciando “Uuuuuuuuh” y “Oooooooooh” mientras apuntaban hacia la pantalla.

3) La batalla finaliza cuando todos los Pokémon representantes del gimnasio han sido abatidos y colocando uno de cualquiera de los otros dos equipos disponibles. Los combatientes celebraron la victoria chocando manos y dando saludo de mano seguido de un medio abrazo.

Una vez terminado el episodio, el grupo decidió dejar la zona mientras uno de ellos señalaba que era mejor ir por algo de comer, frotándose el abdomen. Se dirigieron hacia Calle Zaragoza. Para fines de esta etnografía/crónica hubiese preferido que permanecieran un rato más, pero el tiempo me sirvió para notar que unos cuantos vendedores ambulantes y turistas estaban instalados en la explanada. Ninguno de los turistas era “pokeactivo” porque no se acercaban a la zona de poképaradas o gimnasios, ni frenaban súbitamente mientras miraban sus pantallas. Aproveché el momento también para movilizarme y ver cuántas veces es posible visitar las poképaradas (una vez cada 5-7 minutos) y dar un vistazo a la tienda virtual Pokémon.

En la investigación paralela a través de los foros de discusión en Facebook sobre Pokémon GO descubrí que hay por lo menos 5 grupos (dos de ellos generales y los otros tres de acuerdo a cada equipo). En ellos circula una serie de mapas que establece los nidos o nichos de Pokémon descubiertos hasta la fecha y cuáles han sido reportados como zonas peligrosas debido a asaltos.

Contrario a lo que especulaba para un fin de semana en puente y el entorno atmosférico relativamente fresco, más allá de la tercia de jóvenes anteriores, sólo seis pokeusuarios más se presentaron en el trayecto final del periodo de observación. Sin embargo, hay una característica que es notable para incluir en el umbral de comportamientos de pokeusuarios, ya que cada uno hizo un recorrido distinto pero encuadrado dentro de la misma zona, ilustrado por el siguiente croquis:

Ninguno de los seis recorridos (cinco hombres y una mujer) ocurrió de manera simultánea, y ninguno reparó por retar al gimnasio, lo cual indica dos cosas: o pertenecen al mismo equipo o no tenían tanto tiempo como para detenerse y disputar la zona.

La hora de regreso hacia la entrada del metro fue a las 17:40, y el próximo destino por explorar y observar fue la explanada entre el Museo de Historia Mexicana, Museo del Noreste y lo que alcance a abarcar de Paseo Sta. Lucía.

Explanada MHM, MUNE y Paseo Santa Lucía [sábado 24 de septiembre, 2016 (15:00 – 16:30 hrs.)]

La ventaja de elegir fenómenos que tienen lugar en puntos de observación y que además pertenecen a espacios públicos es que por lo general cuentan con espacios de estacionamiento y accesos directos que son prácticos para acceder peatonalmente. El método de entrada fue vía automóvil desde la calle Dr. Coss. Sin embargo, me estacioné entre calles de Barrio Antiguo para evitar pagar alguna cuota.

El día nuevamente estaba moderadamente nublado, con vistazos ocasionales del sol, pero, de todas maneras, el asfalto hizo que predominara una sensación térmica cálida, sofocante y bromosa por las lluvias pasadas. La entrada está marcada por la Fuente Integración, marcada a su vez en el mapa de la aplicación como una poképarada. El área central está delimitada por un hueco que da vista a otra fuente cercada por maceteros de cantera, ubicada en la planta baja de la zona, donde está el punto de partida de la embarcación de Paseo Santa Lucía. De la planta baja se expiden miasmas fétidas con olores mezclados entre heces de pájaros, agua estancada, basura y desperdicios de comida.

Exploré la zona en cuanto a sus elementos fijos, como lo son las poképaradas, gimnasios, la embarcación y las lanchas de pedaleo. Éstos últimos dos sirven para hacer recorridos sobre las áreas con agua del MHM y el Paseo Santa Lucía para acumular kilometraje y hacer que nazca un Pokémon de un huevo adquirido, así como hacer un sondeo de la variedad de Pokémon que habrá a lo largo del río y tratar de capturarlos en el regreso. Cabe notar que el tiempo aproximado que dura la animación para poder capturar un Pokémon es de entre 30, 35 y 90 segundos, dependiendo de si el Pokémon logra sabotear la pokebola, el usuario falla su “lanzamiento” o si se logra la captura exitosamente.

Una de las modalidades alternativas que existe dentro del juego es también la del “paparazzi” Pokémon. En esta se hace uso de la cámara del celular para fotografiar a los ejemplares a través de la plataforma de realidad aumentada. Por ejemplo, si un Pokémon aparece encima de un bote de basura, una banca o trepado de un árbol, uno apunta la cámara hacia donde está el ejemplar y “lanza” la pokebola para capturarlo, o bien, selecciona la cámara para tomarle la fotografía.

Uno de los tipos de usuario que han estado recorriendo repetidamente el centro de la fuente en el MHM son hasta ahora tres usuarios que circulan en bicicleta y monopatín, a manera de circuito. Dos de ellos usan bicicleta y el tercero el monopatín (conocido también como “patín del diablo”), y los tres tienen un adaptador que se prende del manubrio y sostiene al celular mientras hacen el recorrido respectivamente. Esta alternativa representa una vía menos peligrosa para acumular kilometraje y activar huevos Pokémon. Al principio asumí que los tres venían juntos, pero luego de que cada uno se fue yendo por su cuenta, advertí que venían solos, como yo. Procuré mantener la distancia desde las gradas para no llamar la atención ni interrumpir su interacción.

El primer grupo de usuarios que llegó en conjunto fue un par de chavos de entre 15 y 20 años:

Chavo #1

Ropa: Gorra azul, playera roja, mochila, bermudas de mezclilla, calcetas blancas, tenis negros.

Estatura: 1.70 +/-, complexión robusta

Tez: morena, con barba de candado

Clase: Media-baja (especulada)

Ocupación: Estudiante, preparatoria.

Dispositivo: ninguno en mano.

Accesorios: Ninguno.

Chavo #2

Ropa: Playera blanca clonada “Aeropostale”, shorts deportivos negro, tenis

Estatura: 1.70 +/- complexión delgada

Tez: morena

Clase: Media-media (especulada)

Ocupación: Estudiante, preparatoria

Dispositivo: Celular Android (no alcancé a ver a marca).

Accesorios: Ninguno

Durante el tramo que los estuve siguiendo, a una distancia de 8-10 metros, noté que sólo uno de ellos volteaba a ver a la pantalla del celular mientras que el otro hacía una especie de guardia. Esta guardia tiene sentido porque la dinámica de Pokémon GO de cierta manera expone a los usuarios a ser objetivo de asalto; la distracción que genera los convierte en presas más vulnerables. La comunidad que está al tanto de la situación ha creado en Google Maps marcas de zonas con variedad de ejemplares y zonas en las que se han reportado asaltos.

Volviendo a la pareja de usuarios, el ambiente se torna pegajoso, calurosa y la sombra es más presente ya encaminándose hacia Paseo Santa Lucía.

Notando el tiempo (16:10), además de que ya habían transcurrido al menos 5 minutos sin actividad de pokéusuarios en la zona, comencé a explorar los primeros tramos de Paseo Santa Lucía. Ahí noté que, a lo ancho, cabrían siete personas caminando una a lado de la otra, desde el borde del río hasta la orilla de la pared. De entre los 15 pokéusuarios (todos hombres, por su cuenta), tres de ellos prestaban poca o nula atención a su entorno mientras avanzaban; chocaban con otros peatones por prestar toda su atención a la pantalla del celular. Paseo Santa Lucía no cuenta con un sistema de barandales continuo, a menos que se tratase del área que tuviese una cascada o fuente.

Ocho de los otros doce usuarios avanzaban cierto tramo para luego detenerse casi en seco por lapsos de dos minutos, en los cuales hacían los ademanes distintivos para capturar un Pokémon. De entre los no-pokeusuarios logré avistar a dos que casi se caen al río por estar fijando la atención en sus Smartphones.

A diferencia de la Explanada de los Héroes y la del MHM, la orilla del Paseo Santa Lucía ofrece una fauna más variada a lo menos cada 10-15 metros de distancia recorrida.

Cuatro más de los usuarios activos venían en lo que fue el segundo grupo de Pokeusuarios, pero éste se distinguía por llevar un paso más apresurado al pasar la Fuente Auditorio, una cascada cuyo sonido al caer en el lecho de Santa Lucía resultaba bastante relajante pero que tuve que abandonar por el bien de la investigación. Cuando los usuarios me alcanzaron, noté que estaban platicando sobre los métodos y artefactos de la aplicación que sirven para atraer a los Pokémon hacia la ubicación del usuario. Entre ellos mencionaron los siguientes, y dedicaré un paréntesis para explicar cómo funcionan:

Incienso: Al activarse, tiene una duración de media hora y se manifiesta como un aroma virtual que rodea al avatar del usuario para atraer a los Pokémon cercanos a la zona. Es más efectivo en zonas que visitas por primera vez, ya que, de usarlo en zonas frecuentadas, atrae sólo a Pokémon de bajo valor. Tiene límite de duración por 30 minutos.

Módulo cebo: se instala en cualquier poképarada que esté disponible y funciona como una carnada que atrae a los Pokémon al área. A diferencia del incienso, el módulo cebo beneficia a todos los usuarios que se encuentren en la zona. También tiene límite de tiempo y dura 30 minutos.

Para detectar si una poképarada cuenta con un módulo cebo activo, el distintivo consta de pequeños pétalos que emanan del ícono de la poképarada en el mapa. También le distingue la variedad de Pokémon agrupándose en la zona.

Volviendo al grupo de usuarios, tuve que acelerar el paso y acortar el rango de distancia para seguir su ritmo. Sus conversaciones se centraban entre el fanfarroneo de los ejemplares que habían capturado, los huevos que habían “eclosionado” y los Pokémon que resultaron de ello, así como las ubicaciones estratégicas y nichos que más han visitado en busca de Pokémon.

En esta conversación entre ellos tuve la oportunidad de confirmar una de las teorías en torno a la aparición y nichos de los Pokémon de tipo fantasma: abundan más por las noches y en lugares cercanos a hospitales, clínicas y cementerios. Dos de los usuarios del grupo se habían dado la tarea de recorrer el área hospitalaria de la Ave. Hidalgo durante la noche, y, en efecto, hallaron dos ejemplares de Gastly frente al Hospital Muguerza matriz; y otros dos más frente al Centro Médico Hidalgo. Mencionaron también que por ahora sería más fácil capturar más de ellos para poder “evolucionar” un Gastly a versiones más avanzadas.

La evolución de un Pokémon requiere de dos elementos coleccionables a través de las poképaradas, captura de ejemplares y mucha suerte.

Pokeparadas: además de ofrecer elementos para reanimar y curar a los ejemplares caídos en batalla, deparan los “Polvoestelares” que son necesarios para evolucionar a los Pokémon.

Capturas de Pokémon: al capturar un Pokémon, éste incluye cierta cantidad de “Polvoestelares” y caramelos que corresponden al Ookemón que ha sido capturado.

Polvoestelares: Sirven para incrementar los puntos de combate de los Pokemón en conjunto de la cantidad de caramelos que la acción exija.

Caramelos: Sirven para evolucionar a un Pokémon. La cantidad necesaria depende del Pokémon en cuestión. También se puede obtener un caramelo por cada Pokémon que transfieras al laboratorio del Profesor, personaje que inicia y entrega el primer Pokémon a los entrenadores en la serie animada.

El grupo también discutió sobre los sitios señalados en los Google Maps compartidos en los foros de discusión en Facebook y que ya hubo un primer mexicano que logró capturar la primera generación de Pokémon (150 en total). Mencionaron que la nota periodística señalaba que había gastado cerca de 8 mil pesos en objetos de la Tienda Pokémon, principalmente en objetos que no se otorgan en las poképaradas (como los inciensos, módulos cebo y huevos de la suerte). Cada 15-20 metros recorridos, el usuario activo cambiaba de mano para revisar y explorar la zona en busca de Pokémon.

Tuve que sacrificar varias capturas de Pokémon nuevos para mi inventario, ya que el grupo continuaba avanzando y platicando sobre el mundo de realidad aumentada que es Pokémon GO.

Incluso llegaron a burlarse de casos en los que algunos pokéusuarios se involucraron en accidentes provocados por no atención a su entorno, como lo fue el caso de dos adultos de 38 y 40 años, en California, EUA. Hice lo posible por contener la risa e indignación para no revelar que venía siguiéndolos desde hace cuadras atrás… ¿Cómo no causa gracia y pérdida de fe en la humanidad contemporánea ver que dos adultos se accidentaron como niños distraídos?

Uno de los muchachos mencionó otro caso sobre las consecuencias humorísticas de andar distraído con la aplicación. La historia era de dos jóvenes que quedaron encerrados por jugar hasta tarde en un cementerio.

Al menos podemos agradecer que las experiencias nacionales han rayado en un consumo empedernido de objetos virtuales para capturar a los Pokémon y no que por su uso se desencadenaran eventos desde ridículos hasta fatales.

[Paréntesis atemporal]

Fatales son porque ya hubo dos casos en Japón en los que conductores deliberadamente usaban la aplicación mientras conducían para acumular kilometraje y explorar zonas en busca de Pokémon. La tragedia resultó en el atropellamiento de dos menores de edad y cuyos padres están presionando por que se haga una limitación o anulación de la aplicación mientras se esté dentro de un automóvil para evitar futuras tragedias.

[Fin de paréntesis atemporal]

Las reacciones de los usuarios al momento de platicar y discutir estos eventos trágicos incluían exclamaciones y movimientos físicos que desaprobaban y juzgaban los eventos:

Llevarse la mano hacia la frente y negar moviendo la cabeza lado a lado.

Doblarse de la risa, encogerse un poco y cubrirse la boca con las manos.

Exclamaciones como “¿Qué, wey?”, “¡No manches!, “¡Ah! ¡Qué pendejo!”, entre otras más altisonantes para referirse a los accidentados.

Por motivos de retención de la información recopilada, finalicé la observación a las 16:30 horas para crear una nueva entrada en el diario de campo.

De la realidad aumentada a la realidad virtual en Facebook

Un estudio posterior que podría dar continuidad sustanciosa y enriquecedora sería la de sumergirse a los grupos y foros en Facebook. Al haberme integrado a ellos y revisar sus contenidos, me di cuenta de que ahí hay mucha más interacción interpersonal que la que hay en vivo y en el campo. Se comparan y comparten hallazgos; se aprovechan el espacio para promocionar sus mercancías de la saga Pokémon; se difunden las noticias de la página oficial de Pokémon y se resuelven problemas derivados de la aplicación; se crean grupos de expedición Pokémon y se lleva el bromeo, difusión y creación de memes, así como el despliegue de la “carrilla” a un nivel fraternal y escudado por la protección semicristalina del internet.

Aquí fue donde descubrí, antes de notarlo en mis exploraciones, que inclusive los creadores de la aplicación (Niantic) lanzaron en ciertas ocasiones y momentos del otoño varias rachas en las que se duplicaba o triplicaban los puntos de experiencia, la cantidad de polvoestelares, pokébolas y caramelos recibidos, así como los brotes de Pokémon amplificados y la aparición de los Pokémon psíquicos y fantasma durante el fin de semana previo a Haloween.

Una de las conclusiones más generales a las que se puede llegar a través de ésta crónica etnográfica es que el mercado meta de Pokémon GO acaparó y tuvo más éxito en la comunidad mundial joven-adulta y ha revelado que su intención así lo fue, sobre todo por los requisitos que implica para poder usar la aplicación:

Celular con datos móviles/Wi-fi.

Permisos para hacer cargos secundarios a la cuenta de telefonía.

Facilidad para trasladarse a distintos puntos del área metropolitana.

Independencia para usar la aplicación ya una vez caída la noche.

Conocimiento general del universo Pokémon.

Podría incluso atreverme a indicar que esta es la siguiente instancia que sigue en consecuencia al cosplay, o “costume play”. No me habría sorprendido encontrarme con jóvenes, adultos jóvenes y adultos disfrazados de cualquiera de los protagonistas de la serie animada.

Lo que algunos de mis amistades señalaron en su momento como una sencilla novedad que iba a perder su atractivo y uso consistente tan sólo se ha comenzado a especializar y a enfocarse en visitar las zonas estratégicas compartida en los foros. La primera oleada de usuarios en el Parque Fundidora, reportada por las noticias en julio, ahora ahorra sus recursos y los invierte para expandir su dominio y captura a través del mundo cibernético.

Soluciones de realidad virtual para asegurar el éxito a través de la realidad aumentada.

*Este texto es un fragmento de la investigación “Pokémon GO: recreación a través del Smartphone y la realidad aumentada en los parques centrales de Monterrey”, elaborada para el Seminario de Investigación Sociológica III, impartido por la Prof. Anabela Sánchez Martínez en la Universidad de Monterrey.

Comments

comments