OBRA: Pancho Villa. Una biografía narrativa.

AUTOR: Paco Ignacio Taibo II

EDITORIAL: Booket

AÑO: 2006

Taibo II, autor de letras narrativas, históricas, periodísticas y policiacas, esencia de numerosas obras heredadas al mundo literario, es uno de los escritores más influyentes de nuestros tiempos. Hombre comprometido con la docencia y la investigación, fue partícipe en diversas producciones escritas en las que ha desempeñado diferentes cargos: Bronca, La semana, Fin de siglo, por señalar algunas. También ha sido congénere de autores como Mempo Giardinelli y Leonardo Padura, junto con los que ha fundado el género neo-policiaco latinoamericano.

Acreedor de diferentes premios: Grijalbo de Novela 1982 por Héroes convocados: manual para la toma del poder; Francisco Javier Clavijero por INAH 1986 por Bolcheviques, historia narrativa de los orígenes del comunismo en México; Dashiell Hammett AIEP 1989 por La vida misma; Dashiel Hammett AIEP de Novela 1994 por La bicicleta de Leonardo; Novela Planeta/ Joaquín Mortiz 1992 por La lejanía del tesoro, entre otros.

Su acervo literario cuenta con más de 50 títulos publicados, entre los cuáles se encuentra el motivo de la presente reseña, Pancho Villa. Una biografía narrativa. En él, Taibo II, a través de 71 capítulos, retrata una visión auténtica de uno de los personajes protagonistas del México revolucionario, tratando de entenderlo a él y a su proceder.

Con base en la premisa anterior, realiza una profunda revisión documental, bibliográfica, fotográfica y testimonial a través de la cual da cuenta de diversos acontecimientos de los que fue partícipe Villa. De un hombre “producto de la fuerzas más oscuras de la sociedad porfiriana”, como lo contextualiza el autor, a través de una sustentada exposición de datos que corrobora unas historias y refuta otras.

Sin duda alguna, al hablar del villismo, el escritor también teje las historias de los distintos personajes que tuvieron relación con él: compadres, amigos, seguidores, además de críticos y enemigos. De esta forma, nombres como Francisco I. Madero, Abraham González, Pascual Orozco, Victoriano Huerta, Venustiano Carranza, Emiliano Zapata, Álvaro Obregón, entre muchos otros, se entrelazan para evidenciar los rumbos de la vida de Villa, sus decisiones, aspiraciones, convicciones, e ideales.

No obstante la crónica que realiza Taibo II de acontecimientos importantes en el escenario de la Revolución Mexicana, no olvida narrar los pequeños detalles dignos de reconocimiento. A través de estos relata a un Villa amante de tener la cabeza bajo un sombrero, gustoso por los helados, las malteadas de fresa y las palanquetas de cacahuate, además de aficionado a tesoros y asaltar trenes. También se puede advertir la preocupación del personaje por las viudas y los huérfanos de la revolución, a quienes brindó apoyo constantemente, además del precario dominio de la lectura y escritura que en un inicio tenía y que al estar preso de forma autodidacta perfeccionó.

De forma personal, la reseñista observa una obra de lo más fiel a los acontecimientos, una historia que el escritor con amplia experiencia en el género histórico logra con tal maestría. El estilo único de Taibo II se consolida así un libro imprescindible no sólo para los asiduos de las narrativas biográficas, sino para todo mexicano que busca en los grandes personajes de la historia de su país la construcción de su propia identidad.

En esta obra el lector encontrará una historia de Francisco Villa contada mediante sus triunfos y derrotas, sus grandes proezas, pequeños logros, los hombres que lo rodearon, sus oficios y sus gustos. Taibo II devela al hombre hecho ícono, símbolo de tan relevante hecho histórico; la Revolución Mexicana, ante el cual el autor se declara observador fascinado. Aún así, aborda al personaje sin prejuicios, dando espacio al lector para que sean quien tenga la última palabra en escoger con qué historia se queda, con qué leyenda, con qué Villa.

Por Yanelly Martinez Vargas

*Este ensayo fue elaborado como parte del Programa de Lectura y Redacción Crítica de la Sección 22 de la SNTE.

Comments

comments