Manila, Filipinas (marzo de 2007)

Noel Gómez no tenía computadora, mucho menos Internet, por lo que se la pasó en una silla de madera bastante incomoda, noche y día, en un café-internet durante un buen rato, subiendo videos de varias actuaciones de un grupo local de covers llamado Zoo band, que solía actuar en bares. En esos videos se apreciaba con calidad borrosa las interpretaciones copiadas fielmente de grupos como The Police, Asia, Kansas, Bon Jovi y Journey, grupos que tuvieron su auge en los años ochenta. No sé, pero Noel tenía mucha fe en que algo increíble sucedería.

Al mismo tiempo, en algún lugar de Estados Unidos, el guitarrista y fundador del grupo Journey, Neal Schon, pega el brinco en su mullido sillón de piel después de habérsela pasado noche y día en su computadora personal, durante un buen rato, café en mano, revisando videos en YouTube que le dieran una señal. Al final la encontró un grupo de covers de Manila llamado Zoo Band. La preocupación se le fue de golpe; su casa disquera le exigía un disco de éxitos en vivo y en ese entonces tenían la intención, pero no contaban con un vocalista formal.

En poco tiempo, Noel Gómez recibió un recado en la cuenta de su canal de videos, firmado por el guitarrista, el cual estaba emocionado, asombrado y sobre todo interesado. Cuando le enseñó los videos en cuestión al resto del grupo, todos estuvieron de acuerdo en contratar al vocalista de Zoo Band. Su nombre: Arnel Pineda, amigo de Noel.

Hasta ese día, Arnel Pineda era un cantante más de un conjunto musical de aquellos que amenizan el ambiente en los bares y fiestas. Nunca imaginó que la suerte le caería de sopetón, sin embargo, ya se encontraba firmando y conociendo al resto de la banda para cubrir “pobremente” el hueco que había dejado Steve Perry, voz original y emblemática del combo estadounidense.

Y así, Arnel Pineda se convirtió oficialmente vocalista de Journey el día 21 de febrero del 2008, debutando en el Festival Viña del Mar, en Chile, donde fue aceptado, y también, como siempre, renegado por los fans. A la fecha, ha realizado giras mundiales y grabado discos tanto en vivo como de estudio.

Si quieren conocerlo en acción denle click acá.

Nueva York, Estados Unidos (1960)

Exactamente 47 años antes, Carole King, baladista y compositora, dio a luz a una niña de la que ya estaba embarazada antes de contraer matrimonio con Gerry Goffin (también cantante y escritor de canciones). A la niña que llamaron Louise. Como los primerizos padres se encontraban ocupados en la creación continua, se vieron obligados a utilizar los servicios de una niñera. Por entonces, una adolescente llamada Eva Narcissous Boyd, oriunda de Carolina del Norte, que se había mudado muy joven a Nueva York para completar sus estudios, quería conseguir un dinero extra. La pareja de artistas contrató a Boyd para que se encargara tanto de la pequeña como de la limpieza de la casa.

Estas dos estrellas talentosas de principios de los ‘60 eran los compositores más solicitados de aquella época. En pocas palabras, con ellos el trancazo era seguro. Se les conoce por sus aportes a la historia musical, en lo que a letras y composiciones musicales se refiere, las cuales fueron interpretadas por las voces más populares de aquellos ayeres: las Cookies, las Chiffons, Dusty Springfield, Bobby Vee, Aretha Franklin, los Monkees, los Drifters, los Animals (si, donde cantó el gran Eric Burdon), los Crickets y los Byrds, sólo por mencionar algunos de tantos famosos que cantaron sus letras.

Un buen día, mientras Carole King se encontraba componiendo al piano una nueva melodía, Eva Boyd realizaba como siempre las tareas del hogar. La niñera, al ritmo de la canción que Carol tocaba, tomó a la niña en brazos y comenzó a bailar de forma muy extraña pero contagiosa. Al verla, al patrón se le ocurrió que tenía que escribir una canción sobre un baile nuevo inspirado en los movimientos que la asistente estaba realizando. Pero resultó que aquella chica no sólo bailaba, sino que además podía cantar, y muy bien.

El matrimonio le hizo arreglos una canción que ya tenían en borrador para otra cantante, y con la fama con que contaban, la grabaron y la lanzaron como la gran novedad, a sabiendas de que se quedarían sin asistente, obteniendo el éxito esperado. En 1962, Eva Boyd pasaría de cobrar 35 dólares semanales por cuidar un bebé del matrimonio a encabezar la lista de éxitos, rebautizada como Little Eva, gracias a la canción “The loco-motion”. Dejando de cambiar pañales y de limpiar suelos a ser una auténtica estrella.

El gracioso baile no fue lo único que inspiró a la pareja Goffin-King para componer la canción, sino también el maltrato que sufría la pequeña Eva a manos de su novio, aunque la cantante consideraba que esos golpes no eran otra cosa más que una muestra del amor que el galán sentía por ella. De este suceso fue creado el tema “Él me golpea (siento como si me besara)” [“He Hit Me (And It Felt Like a Kiss)”], interpretado por las Crystals.

A mediados de los ‘60, el éxito de Little Eva se iría apagando. Todavía grabó dos discos posteriormente, y el éxito le dio para ya no cuidar más niños. Falleció en el 2003, a los 59 años, víctima de un cáncer. Mientras tanto, bailemos a ritmo de la locomotora, chú chú.

México (2016)

Estas son dos historias de tantas en las que los protagonistas salen del anonimato solo para hacer que la historia de la música les haga un lugarcito. Yo considero que el hecho de escribir en esta honorable publicación hacen que su servidor cumpla un sueño que siempre tuvo: ver sus letras plasmadas al hablar de lo que más le gusta, el Rock y otras rolas. Quizá en el futuro no me recuerden mucho, pero de todas formas, gracias por pasar.

Por Alex Fulanowsky

Comments

comments