Ilustración de la serie ‘Ácaro & Co.’ por Ácaro


” Celle qui ne possède en or que ses nuits blanches
Pour la lutte obstinée de ce temps quotidien”
Jean Ferrat

 

Trabajar desde meses y ver el desastre que crea en las relaciones humanas. Las mentiras, las traiciones, los egos que se hinchan, los jefecitos mal ubicados… los empleados que se victimizan, que se convierten en carpeta para tener una prolongación de contrato, paredes mas grandes, un carro no muy jodido, un alojamiento, derecho al paro.
Las amistades que se deshacen, las que sobrevivirán a ello, las que no…

La gente que hubiera podido ser amiga y que no lo será. Los que protegen sus pequeños puestos,  sus pequeños privilegios, que al fin de cuentas son nada mas que peones, títeres sudando para intereses
ajenos mas grandes, mas turbios, de los cuales suenan en secretos…cuando se atreven a sonar. Los que se quedan afuera, las mujeres, los viejos, los pobres, los gentiles, los pendejos, los jodidos del sistema…

Los sindicatos y sus guerras. Sus intereses que nos escapan a menudo, los sindicatos cuando hay. Los que si creen, los sinceros, los verdaderos, los justos…las excepciones. Los oportunistas, los que tienen sus tarjetas rojas , por centenas, bien abrigados comiendo del labor de los otros, endureciendo a las tropas con sus bellos discursos, con sus banderas nuevas… los que se hinchan, los que no se merecen mas de una linea. Los truhanes…

Es verdaderamente tiempo de hacer otra cosa de nuestro tiempo.
Verdaderamente. Sueño con un mundo autogestionado en cooperativas donde el trabajo sea la oportunidad de crear relaciones sanas alrededor de obras comunes, concretas. De obras comunes que tengan un sentido para la comunidad entera, que sirven algo verdadero, algo real. Que sirvan un todo, un conjunto humano. Trabajos en común. Donde la responsabilidad sea de todos y cada uno, de todos los y las que ponen las manos, el sudor, el cerebro, las ganas y los actos. Trabajar porque hace sentido y que nos hace vivir juntos, convivir. No trabajar por el dinero o por un puestecillo… Que estafa !…que pendejada . La esclavitud moderna donde todo es precario : el tiempo, la vida, el amor, el sexo, el descanso, la salud, la amistad. Donde la solidaridad deserto dejando lugar a alianzas de intereses.

Es tiempo, es tiempo desde mucho.

Por Emilie Mourgues

 

Comments

comments