Por Cordelia Rizzo

#AvanzamosTodas fue una experiencia enorme. A partir de un deseo fuerte de vernos representadas en el gobierno de Nuevo León surgió esta campaña para la presidencia ejecutiva del Instituto Estatal de las Mujeres. Somos muchas feministas jóvenes que nos sabemos capaces de operar un cambio. Hoy hago el cierre de un proyecto que hace algunos meses perdió velocidad.

Seguimos faltas de políticas públicas de impacto -y de acciones- para abordar y aminorar la violencia de género en el estado.

Las muestras de apoyo

Se quedan sembrados en la textura de mi memoria los gestos de apoyo. Mi amiga Neldy hizo la plataforma para juntar firmas de change.org. Isabel Esquivel y Karen Benavides me tomaron las fotos ‘oficiales’. Memo Martínez me dedicó una tarde para asesorarme mis looks e imagen. Karen Cota, que estaba en Milenio, gestionó la primera entrevista televisada en DF. Con Irma Alma Ochoa repasé la Ley del Instituto y las principales áreas de competencia. La Asamblea Estudiantil del ITESM sacó una bellísima carta que básicamente es un CV narrado desde la cercanía de nuestras colaboraciones. Estefanía Vela dedicó un espacio enorme en su blog de El Universal. Cristina Sada generó un video largo que posteó en sus redes.

Produjimos 5 entrevistas en las que recogimos impresiones de mujeres jóvenes, profesionistas, mujeres-madre. Los trabajos que hicimos entre Luis Peinado, Isabel Esquivel y las entrevistadas Perla, Rosario, Claudia, Michelle y Sylvia fueron la mejor parte.

Amé cada entrevista que di, porque fue solicitada desde el apoyo a este gesto sencillo -pero aparentemente disparatado- de alzar la mano en Facebook y decir “yo quiero y puedo hacer ese trabajo”. No sólo fue un apoyo a mi idea, sino una crítica a la pobreza de los Institutos de las Mujeres en el país.

Fin al desgaste

Además de los ejercicios disfrutables están los de ir a tocar puertas. Primero hice lo que cualquiera haría, y dejé un oficio. Luego fui a dejar otro. Participé en las redes sociales de El Bronco.

Contacté al secretario particular de Jaime Rodríguez Calderón, Nelson Doria. Primero me contestó por teléfono, luego me envió con la secretaria de Manuel González. Doria, a pesar de que firmó el acuse de recibo de mi primer oficio, declaró desconocer mi petición. Después le envié un mensaje de Whatsapp como lo pidió, no contestó. Lo más parecido a una respuesta fue un mensaje desde la página de Facebook de Jaime Rodríguez Calderón en el que se me pide enviar mi CV, a tres meses de haber figurado en columnas, emisiones radiales y radares políticos reconocidos.

No dejo de lado que tal vez pude empeñarme más en ser escuchada por el gobernador. Podría recordarle a mis redes que Manuel González me dijo en el Palacio de Gobierno que haría una convocatoria-consulta abierta para la designación de la cabeza del Instituto. Pero la ratificación de facto de Maria Elena Chapa demuestra que una campaña surgida desde las redes ciudadanas no tiene significado para el presunto gobierno ciudadano.  

Frente al descubrimiento de la farsa política, creo que mis pulmones deben descansar. Me llevo cada conversación y la idea de que con esta pequeña movilización se fortalecieron varios grupos que impulsan el mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres del estado.

Aunque tengo un apoyo familiar y de amistades muy grande, debo invertir mi tiempo en otras cosas y seguir ganándome la vida. Mis energías y mi capital no se van en la pelea por un puesto en el marco de una presunta apertura burocrática.

No inicié la campaña por considerarme acreedora a un puesto, al estilo de quienes tienen una enorme necesidad de formar parte de la administración pública. 

Los esfuerzos para promoverme fueron todos voluntarios y gratuitos. Vi en el Instituto un espacio de desarrollo laboral, aporte social y núcleo de transformación. Hice todo este movimiento porque estoy segura de que puedo armar un excelente equipo de trabajo.  

Mi trabajo seguirá reflejando los ideales que pusimos en palabras, imágenes y acciones en la campaña de #AvanzamosTodas.

Comments

comments